Equipo nuevo

Cuando compres equipo nuevo, revisa siempre hasta lo que no vas usar

Cuando compres equipo nuevo, revisa siempre hasta lo que no vas usar. Parece un consejo pendejo, pero realmente les evitará muchos problemas y frustraciones.

Cada quien tiene sus razones por las que compró una pieza de equipo nuevo: Tal vez querías actualizar tu set-up, viste en una reseña una nueva característica que te ayudaría a optimizar tu proceso de trabajo o simplemente viste en una foto que tu productor favorito la tiene en su estudio. Así que la compras y comienzas a usarla como sabes. He ahí el problema.

No siempre usas todas las funciones y características incluidas en tu equipo (ya sea interface de audio, instrumento musical, cámara fotográfica o computadora), o por etapas te casas con algunas de ellas porque te gustan los resultados que te dan. Por esta simple razón no sabrás si tu equipo nuevo funciona íntegramente.

Mi recomendación viene de las experiencias que he vivido con amigos y de una personal (la más tonta).

Hace poco más de un año compré una MBox de 2 canales porque necesitaba tener Pro Tools en mi home-estudio para terminar un trabajo que incié en otro estudio. Llegué al Bus, desconecté mi vieja Echo AudioFire 4, conecté la MBox, instalé Pro Tools y continué el diseño de audio en mi sesión ya creada. Me acomodé a ello y así trabajé por un año. El problema surgió cuando me compré un sinterizador Micro Korg.

Siempre había usado mi interface nada más para monitorear, grabar un sólo canal de voz o algún bajo o guitarra, jamás usé la segunda entrada de audio, sería la primera vez al conectar mi nuevo sinte. Cuando llegué todo emocionado a samplear algunos sonidos al Maschine, me encontré con que sólo detectaba un canal. Pensé que era problema del programa, así que probé con Pro Tools; lo mismo. Todavía le dí un chance más e intenté con Soundforge; lo mismo, sólo un canal. Conecté todo directamente a los monitores y ambas salidas del sinte funcionaba perfecto. Todavía le dí una oportunidad más y pensé que era el cable plug, así que intenté grabar voz en el canal 2 con un XLR; no funcionaba.

Como dije antes, jamás usé la segunda entrada de audio y nunca me preocupé por probarla, así que el problema venía de fábrica. Ni modo, a lidiar con la burocracia. Resignado, busqué mi garantía y claro que me cagué cuando vi que el año se había cumplido dos semanas antes. ¿Neta? Puta suerte. Tenía que pagar $750 por la revisión en un centro autorizado, más las partes que se necesitaran reemplazar. Tenía que pagar por un desperfecto que yo no causé, pero que no noté al dar por hecho que, como lo que usaba normalmente funcionaba bien, el resto también.

Decidí regresar a mi vieja AudioFire, al fin y al cabo Pro Tools ya trabaja con cualquier interface de audio. Por lo tanto, ahora tengo una interface de $12,000 con la que sólo puedo grabar un canal de voz. Bastante estúpido y frustrante.

Realmente son problemas que suceden regularmente, tanto a novatos, como a profesionales, y no los notarás hasta que decidas hacer uso de esa parte de tu equipo, ya sea por necesidad o porque ya adquiriste nuevas habilidades que te llevaron a descubrirla. Por ejemplo, si eres fotógrafo, checa el micrófono integrado, algún día tomarás video o podrías hacer un freelance de video corporativo. Si no funciona, con suerte te darás cuenta dentro del tiempo de garantía, sin embargo, vale la pena gastar 2 o 3 o 5, las horas extras que sean necesarias para leer el manual y conectar cosas que probablemente no usarás, pero evitarás en un futuro sentir que tiraste tu dinero a la basura. Además, al leer los manuales de principio a fin, aprenderás funciones de tu aparato o se te ocurrirán técnicas con los nuevos features que seguramente trae.

Tags:

classic

yes

Leave a Comment

Comentarios recientes

    Archivo del blog

    ;

    Copyright © 2006-2016 En El Bus .